Medicamentos de calidad al alcance de más pacientes, dónde y cuándo los necesiten

Líder mundial en medicamentos genéricos y biosimilares, Sandoz es pionera en facilitar el acceso a la salud de los pacientes.

Sandoz va a invertir un total de 50 millones de euros hasta 2025 en la ampliación de su planta en Palafolls.

A todos nos gusta sentirnos cuidados, contar con una atención médica asequible, sostenible y de alta calidad, para nosotros y para nuestros seres queridos. Aunque el cuidado de la salud ha avanzado extraordinariamente en el último siglo, la sociedad actual, cada vez más numerosa y envejecida, se enfrenta a nuevos desafíos cada día, desde la rápida propagación de nuevas amenazas hasta el resurgimiento de enfermedades que creíamos erradicadas. La innovación en los medicamentos avanza a toda velocidad, pero estas nuevas soluciones no siempre se encuentran al alcance de todo el mundo.

En este escenario, los medicamentos no protegidos por patente y biosimilares, con su amplia disponibilidad y precios asequibles, ofrecen una gran oportunidad para satisfacer las necesidades de los pacientes. Y es ahí, en un mundo que necesita más que nunca una asistencia sanitaria de calidad en donde Sandoz marca la diferencia.

Esta compañía farmacéutica es líder mundial en medicamentos genéricos y biosimilares y busca impulsar la innovación en la industria de la salud liberando recursos de manera sostenible y responsable.

Con una cartera líder de más de 1.500 medicamentos que cubren la mayoría de las principales áreas terapéuticas, desde el resfriado común hasta el cáncer, Sandoz ayuda a pacientes de todo el mundo a obtener los medicamentos que necesitan, cuando y donde los necesitan.

El medicamento adecuado en el momento adecuado

¿Sabías que las terapias fuera de patentes representan el 80% de los medicamentos utilizados en todo el mundo? Este dato evidencia hasta qué punto el acceso a una salud de calidad es fundamental para todos nosotros.

Facilitar el acceso a los antibióticos esenciales, columna vertebral de la medicina moderna, y democratizar el acceso a las terapias biológicas son dos de las misiones fundamentales de Sandoz, que llega a más de 500 millones de pacientes al año en más de 100 países, proporcionando un ahorro sustancial para los sistemas sanitarios y generando un impacto social positivo, estimado en más de 180.000 millones de dólares al año en todo el mundo.

Pensando siempre en los pacientes y comprendiendo sus necesidades reales, esta empresa colabora transversalmente con los agentes sanitarios, apostando por la atención informativa y la formación continuada de los profesionales.

Un buen ejemplo de ello es el proyecto Salud Más Fácil, una iniciativa creada junto con Plena Inclusión Madrid para facilitar la comprensión de los prospectos de los medicamentos a las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, que, a través de documentos de apoyo adaptados a lectura fácil, ya cuenta con más de 70 principios activos.

Accesibilidad sin comprometer la calidad

Líderes mundiales de medicamentos no protegidos por patente, Sandoz aplica una única norma de calidad a toda su red de producción y a sus proveedores, consiguiendo así que los medicamentos sean más asequibles sin comprometer nunca su calidad.

Cuando los medicamentos de referencia pierden su protección de patente, Sandoz se encarga de lanzar al mercado medicamentos equivalentes en términos de calidad, seguridad y eficacia, pero mucho más asequibles, para que puedan llegar a un mayor número de personas.

De esta manera, los pacientes tienen a su disposición infinidad de medicamentos de calidad que les aportan nuevas esperanzas en ámbitos como la oncología, la inmunología o la endocrinología.

El inicio de una nueva era

Sandoz quiere seguir siendo pionera en facilitar el acceso a la salud de los pacientes y avanza hacia una nueva etapa tras su inicio como empresa independiente en la bolsa suiza SIX el pasado 4 de octubre.

La compañía ha reforzado su apuesta por la innovación y el desarrollo en Iberia con una inversión de 50 millones de euros en la ampliación de su planta en Palafolls (Barcelona), como parte de la inversión de más de 250 millones de euros en su red de producción de antibióticos con sede en Austria.

Sandoz, que se encuentra en el top 10 de las mejores empresas para trabajar en España tras recibir por sexto año consecutivo la certificación Great Place To Work®, está reforzando además su red de centros mundiales de excelencia. Madrid acoge 7 de ellos, lo que generará alrededor de 150 nuevas incorporaciones al equipo humano.

Una larga historia de hitos y logros científicos

Además de liderar el acceso a medicamentos de vanguardia y alta calidad, Sandoz cuenta con una larga trayectoria de innovación médica. Desde su creación hace más de 100 años, su nombre siempre se ha asociado a descubrimientos médicos de vanguardia.

  • En 1929, Calcium Sandoz, utilizado para prevenir y tratar el déficit de calcio y para complementar el tratamiento de la osteoporosis, el raquitismo y la osteomalacia. Sentó las bases de la terapia del calcio hasta la actualidad.

  • En 1951, la primera penicilina oral, la versión resistente al ácido del antibiótico inyectable original. Hoy en día es el antibiótico más utilizado.

  • En 1980, Interferon Alpha recombinante, un medicamento que ayuda al sistema inmunitario.

  • En 2006, el primer biosimilar, una hormona de crecimiento humano, aprobada y lanzada en Europa por Sandoz, que inició el negocio global de los biosimilares.

Este impresionante legado científico permite seguir trabajando día tras día con una sólida cartera de importantes medicamentos no protegidos por patente que permitirán llegar mucho más lejos y avanzar mucho más rápido. Garantizando así, en el futuro, una asistencia sanitaria sostenible para todos.